Los terrositas secretos – Cap 10 – El bombazo de Oklahoma

CAPÍTULO 10

LA DESTRUCCIÓN EN LA CIUDAD DE OKLAHOMA

Varias explosiones demolieron el edificio federal Alfred E. Murrah en Oklahoma el 19 de abril de 1995. 168 americanos murieron como resultado de la explosión incluyendo a un número de niños pequeños que asistían a un centro de cuidado diurno que estaba ubicado en el mismo edificio.

El gobierno de los Estados Unidos ha declarado y se mantiene en su declaración de que se trató de una bomba fertilizante dentro de un camión Ryder que estaba estacionado frente al edificio lo que causó el daño. Hemos visto en capítulos anteriores que en situaciones trágicas como esta que aquello que el gobierno clama como cierto con relación a lo sucedido es totalmente increíble.

Benton K. Partin, un Brigadier General y veterano de 31 de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos es un experto en explosivos. Él sirvió como Comandante del Laboratorio de Tecnología Armamentista de la Fuerza Aérea y su responsabilidad consistía en el desarrollo de municiones para los servicios armados. Es considerado un experto en los sistemas modernos de armamentos de precisión.

El General Partin realizó un análisis exhaustivo del bombazo en el edificio Murrah. En su informe declaró lo siguiente:

Es imposible que la destrucción del edificio haya sido resultado de una sola bomba.

Para que se haya causado un patrón de daño como el ocurrido en el edificio Murrah debe haber habido cargas que demolieron algunas bases de soporte del edificio en lugares que no fuesen accesibles desde la calle para complementar el efecto de la bomba que se encontraba en el camión. Ciertamente, al examinar cuidadosamente las fotografías que muestran cuando colapsaron las bases de las columnas se revela que había cargas demoledoras en las bases de las columnas que no se produjeron como consecuencia de la bomba que estaba afuera en el camión.

La explosión por el aire es una energía ineficiente contra columnas y vigas reforzadas….

En contraste, las estructuras de concreto que están fuertemente reforzadas solo pueden ser destruidas por la detonación de explosivos que se encuentren en contacto con las columnas y las vigas reforzadas. .. El Edificio Federal Murrah no fue destruido por una sola bomba en un camión. El factor mayor en la destrucción parece ser la detonación de explosivos cuidadosamente localizados en las cuatro uniones criticas de las columnas de soporte del edificio. Lo único que puede atribuírsele a la bomba que estaba localizada en el camión es la caída de los techos del primero y segundo piso en el área detrás de las columnas B4 y By. Y aun esto pudo haber sido causado por una carga detonadora en la columna B3. — Benton K. Partin, Bomb Damage Análisis of Alfred P. Murrah Federal Building, julio de 1995. (Énfasis añadido).

Por tanto, vemos que fue imposible que el camión bomba hubiese destruido el edificio Murrah. Había otras bombas estratégicamente localizadas en la parte estructural de las columnas que causaron el mayor daño. Alguien que tuvo acceso al edificio Murrah y que sabia donde se encontraban las bases estructurales del mismo y que tenía acceso a los planos del edificio colocó las bombas que destruyeron el edificio.

Los periodistas que estuvieron en la escena poco después de que el edificio colapsara informaron que los trabajadores que estaban removiendo las bombas que no habían explotando y que se encontraban dentro del edificio.

Las bombas que explotaron no explotaron simultáneamente. Las explosiones fueron grabadas en dos seis manómetros, uno en el Museo Omniplex, 4.34 millas al noreste del edificio y la otra en la Universidad de Oklahoma en Norman, 16.25 millas al sur. Ambos seis manómetros registraron dos explosiones distintas, una cerca de la otra y de aproximadamente la misma intensidad.

Incluso muchos testigos altamente capacitados informaron haber escuchado explosiones diferentes. Poco después de la explosión, el escuadrón antibombas desarticuló una bomba que no llegó a explotar dentro del edificio y estaban trabajando con una segunda.

Existe un patrón emergente en la situación. Cuando el presidente Kennedy fue asesinado, se declaró que había un solo culpable, Lee Harvey Oswald. Se dijo que él había cometido el crimen. Como vimos en el capítulo ocho, existe una tremenda cantidad de evidencia que prueba que hubo mas de una persona disparando. Lee Harvey Oswald pagó las consecuencias mientras muchos otros quedaron libres.

Cuando el edificio Murrah explotó, se declaró a un solo hombre como culpable principal, Timothy Mac Veigh. Pero Benton Partin un experto en explosivos militares mostró que era imposible que un camión bomba hubiese causado el daño. Otros tenían acceso a los planos del edificio y pusieron explosivos alrededor de las columnas. Esos eran más culpables que Timothy McVeigh, sin embargo están libres. ¿Quiénes fueron los realmente responsables de la tragedia de la ciudad de Oklahoma?

Durante un video de una entrevista en vivo, un asistente del jefe de los bomberos que se encontraba en la escena dijo que el escuadrón que trabajaba con las bombas estaba en el edificio a las 7 de la mañana dos horas antes de que ocurriera el bombazo. ¿Qué hacían ellos allí dos horas antes del bombazo?

Inmediatamente después de las explosiones, el Alcalde Ron Nordick, el doctor Randall Heather, el Governador Frank Keating y numerosos hombres y mujeres reporteros anclas manifestaron que el FBI y el ATF habían confirmado que se habían sacado bombas de alto contenido explosivo. La historia oficial es de que se trató de una bomba fertilizante. ¿Estaban mintiendo el gobernador, el alcalde, y los reporteros anclas o no habían recibido suficiente información a tiempo para que todo el mundo se pusiera de acuerdo en cuanto a cuál era la verdadera historia?

El Negociado de Alcohol y de Armas de Fuego tiene sus oficinas en el Edificio Murria. El día en que el edificio Murria fue bombardeado ninguno de los agentes de la ATF vino a trabajar esa mañana. Los agentes de la ATF que tenían niños en el Centro de Cuidado que estaba en el edificio no llevaron a sus niños ese día. No había ni un agente de la ATF ni ninguno de sus niños allí el día de la tragedia del bombazo de la ciudad de Oklahoma. — Freedom Network News, June/July 1996. pp.5,6.

Esto es increíble. Una agencia del Gobierno de los Estados Unidos, que tenía oficinas en el edificio no se reportó en ella nadie a trabajar ese día ni ninguno de ellos trajo a sus hijos al Centro de Cuidado para niños. ¿Cree usted que ellos sabían lo que iba a suceder en el edificio?

En un programa de radio de tipo conversatorio “talk show” diez días después del bombazo,

[Mark] Boswell entrevistó a un veterano de 28 años de la CIA llamado James Black y a su asistente Ron Jackson con relación a varios affidávit que se encontraban en su posesión , jurados por dos oficiales del Departamento de Justicia que señalan que ellos eran parte de un ‘Comité de 10’ que planificaron el bombazo de Oklahoma. — Martin O. De Brook, Cherith Chronicle, mayo-junio, 1995, página 5.

A la luz de toda esta evidencia, esta es la única historia que realmente hace sentido. Como en el caso del asesinato de Kennedy, así mismo es el caso del bombazo de Oklahoma. Agentes de alto nivel en el gobierno de los Estados Unidos que claman amar a América y amar la libertad, le servían a otro amo y llevaban a cabo sus propósitos. Como vemos había un propósito distinto para que ocurriera el bombazo de la Ciudad de Oklahoma. ¡ Cuán enfermizo es el pensar que se perdieran tantas vidas por causa de otro llamado del Papa!

Como en el caso de JFK, Waco y el World Trade Center, el bombazo de Oklahoma deja muchas preguntas que requieren respuesta, pero nadie las ha dado. Considere las siguientes preguntas:

1. ¿Porqué el Juez Wayne Alley cuya oficina estaba localizada en el Edificio Federal les advirtió con varias semanas de anticipación en un memo al Departamento de Justicia que se prepararan para un ataque terrorista que no sería armado y que sería dirigido al Edificio Federal?

2. ¿Porqué el Director de estudios geológicos de la Universidad de Oklahoma, Dr. Charles Mankin, le dijo a la prensa que de acuerdo a dos records sismográficos había habido dos explosiones?

3. ¿Porqué la información de Benton K. Pantin no ha salido a la luz aún hoy día?

4. ¿Porqué la administración de Clinton acusó a los de la derecha del incidente, y demandó tener una legislación policíaca, que fue según él la primer de todas las que propuso el gobierno de los Estados Unidos justo después que ocurrieron los bombazos? Esta legislación estaba tan bien preparada y era obvio que la misma había sido preparada muchos antes de la destrucción del edificio.

5. ¿ Porqué hubo una tormenta de terrorismo doméstico contra el Congreso en cuestión de días después del bombazo? Estas leyes incluían la prohibición de todas las armas que fuesen poseídas por individuos de forma privada. ¿Recuerdan lo que sucedió cuando se suscitó la situación de Waco?

Se habían tomado medidas de restricción de la libertad en el Congreso justo antes del bombazo en la ciudad de Oklahoma y las mismas habían sido pospuestas. Justo después del bombardeo las mismas se activaron.

El Acta de Contra Terrorismo de Oklahoma del 1995 estaba en el Congreso aunque sumamente lenta y el asunto estaba en un vivo debate en el sentido de si se debían violar algunas libertades civiles fundamentales, incluyéndo el derecho a confrontar a un acusador.

Ahora, después del bombazo de la ciudad de Oklahoma, hay menos votos asegurados en la Legislatura en Washington. Los demócratas y los republicanos publicaron las nuevas de que el Acta sería confirmado prontamente — Terror in the Heartland: Terrorism Bill Moves Very Fast, Orlando Sentinel, April 29th, 1995 (énfasis añadido).

El Presidente Clinton le urgió al Congreso el viernes a moverse rápidamente en cuanto a sus leyes anti-terroristas y a evitar las interminables discuciones sobre pequeños detalles. “No debemos dilatarnos. El Congreso tiene que actuar y actuar con prontitud.” Su plan terrorista de 1.5 billones expandirá los poderes investigativos y los reforzará, además de que impondrá castigos más fuertes a ciertos crimenes. Los Republicanos reaccionaron favorablemente a las propuestas presentadas por Clinton el miércoles, una semana antes del bombazo de la ciudad de Oklahoma. — Clinton exige acción inmediata en cuanto a las Leyes Anti-Terroristas, Orlando Sentinel, abril 29, 1995.

El propósito del bombazo de la ciudad de Oklahoma fue el lograr que el Congreso pasara la ley del anti-terrorismo sin que hubiese ningún debate al respecto. De haber habido debate, asuntos como las libertades constitucionales y la creación de un cuerpo policíaco estatal hubiesen surgido. Los Jesuitas en el Congreso prefirieron que se implantara lo de la policía estatal sin que el público lo notara creando un clima de histeria nacional haciendo uso de un acto terrorista previamente ensayado. El acta se aprobó sin ningún debate o discusión.

Una de las leyes que se consideró para ser aprobada antes del bombazo de la ciudad de Oklahoma fue la destrucción masiva la Primera enmienda que fue apoyada por el acta de Charles Schumer HR 2580. En esa acta, se le aplicaría una sentencia de cinco años a la persona que públicamente se envolviera en especulaciones, publicara o transmitiera por radio o por medios electrónicos material que se presumiera fuese con el propósito de conspirar con relación a teorías sin base relacionadas con el gobierno de los Estados Unidos.

Hemos visto que luego del bombazo en la ciudad de Oklahoma, el Congreso pasó varias leyes restringiendo las libertades y que esto se hizo rápidamente. El bombazo crea un clima de temor en América. En este escenario se pasaron leyes sin que hubiese muchas voces de oposición. La gente deseaba tener comodidad y seguridad por lo que no objetaban dichas leyes. Sin embargo esas leyes realmente socavaban las libertades constitucionales que habían sido el fundamento de la prosperidad de América por más de 200 años. Es sorprendente cuan rápidamente actuó un cuerpo como el Congreso en aprobar esas leyes cuando a ese cuerpo se le reconoce por la lentitud en esos procesos, sin duda la agenda estaba preparada.
Se llevó a cabo un programa de acondicionamiento después del bombazo de Oklahoma. ¿Cuántas libertades no estarían los americanos dispuestos a ceder con tal de sentirse seguros? ¿No nos damos cuenta de que los poderes que rigen nuestro gobierno quieren destruir la Constitución?

La gente no se da cuenta de que el poder gubernamental es extremadamente peligroso. A través de la historia, el peor enemigo de la gente ha sido su propio gobierno. Cuando se van los derechos constitucionales, no hay nada por lo cual restringir al gobierno por lo cual el gobierno puede hacer lo que quiera y como consecuencia se inicia una persecución mortal de parte del gobierno.

Por mucho tiempo en el futuro los americanos estarán luchando con preguntas que debieron haber estado tan cerca como Jerusalén o Belfast o aun peor Manhattan. ¿De que manera pueden tener una vida más segura y libre de ataques terroristas? Y para lograrlo, ¿Cuanto estarían dispuestos a ceder en términos de conveniencia, dinero, y las libertades que muchas veces dan por sentadas? — Time Magazine, mayo 1, 1995, p. 68, (énfasis añadido).

Los Americanos no se dan cuenta de que en la medida en que ceden sus libertades no aumentan su seguridad sino que la disminuyen. Se ponen en gran riesgo de sufrir persecución gubernamental. El gobierno al presente ya confisca cientos de miles de dólares de la propiedad personal sin que se le juzgue. La vida humana no se considera ya como algo sagrado. ¿Recuerdan lo que sucedió en Waco?

América no sería tan prominente para el terrorismo si el gobierno no se hiciera tan desagradable y tan ofensivo ante todos los países del mundo. Hace cien años, la gente del mundo amaba a los americanos y deseaba que los americanos visitaran sus países. Desde luego, ese no es le caso hoy día.

El concreto y el acero pueden ayudar. Pero si contáramos el costo del terrorismo, ¿Cuál es el costo en efectivo en cuanto a libertades humanas? — Newsweek, mayo 1, 1995. p. 56. (énfasis añadido).

En este articulo, Brent Scowcroft, el asesor de seguridad anterior dijo: “ Es fácil hacerlo, solo se requieren varias personas; los materiales están disponibles. Pero el costo es alto en términos de dólares y de las libertades civiles.

Es claro que se ha utilizado y se sigue utilizando el terror para condicionar a los Americanos a que cedieran sus libertades constitucionales. Se logró con éxito en Waco, Oklahoma y en el World Trade Center. ¿No se preguntan cuál será el próximo?

¿Quién esta detrás de las escenas que han dirigido a los políticos americanos a destruir la libertad de América? ¿Quién ha odiado nuestras libertades por mas de 200 años? ¿Quién odia tanto la libertad que elimina aquellos que se le interponen como los peones en un juego de ajedrez?

Uno de los Papas dijo:

Las doctrinas absurdas y erróneas que defienden la libertad de conciencia son un error pestilente — una peste, como muchas otras que deben ser temidas. — Papa Pio IX, Encyclical Setter, agosto 15, 1854.

La libertad de conciencia es algo que es detestado por el Papado. La libertad de conciencia es garantizada sólo por la primera enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, la Carta de Derechos.

En el 1864, en su carta encíclica, Pio IX anatematizó a “aquellos que favorecían la libertad de conciencia y la libertad religiosa” (Papa Pio IX, Carta Encíclica, diciembre 8 de 1864). Él decía que cualquiera que creyera que una persona tiene el derecho a la libertad de adorar a Dios de acuerdo a lo que le dicte su propia conciencia, debe ser anatomizado. El acto de anatemizar a una persona significa el confinar a esa persona al infierno: considerarlos herejes y dignos de perdición. En la mente de Pio, la Constitución debe quemarse en el infierno y cualquiera que ame la misma debe quemarse también.

La libertad de conciencia es proclamada como un principio sagrado que cada ciudadano debe conservar…pero la libertad de conciencia es declarada por todos los papas y concilios de Roma , como algo pecaminoso y diabólico que todo católico debe aborrecer y destruir a cualquier precio. — Charles Chiniquy, Fifty Years in the Church of Rome, Chick Publications, p. 284.

El periodista Británico Avro Manhattan informó lo siguiente:

El Vaticano condenó la Declaración de Independencia como algo “malvado” y se refirió a la Constitución como “un documento satánico” —Avro Manhattan, The Dollar and the Vatican, Ozark Book Publishers. p. 26.

En el prefacio del gran libro de Samuel Morse, está escrito lo siguiente:

El autor señala la conspiración que se ha gestado contra las libertades de esta República la cuál está actualmente en plena acción bajo la dirección del Príncipe Metternich de Austria, quien sabiendo de la imposibilidad de destruir este ejemplo tan grande de libertad por medio de la fuerza y de las armas está tratando de lograr su objetivo a través de la agencia del ejército de los Jesuitas. — Samuel B. Morse, Foreign Conspiracy Against the United Status, Crocker and Brewster, volume 1,p. 4. preface. (Énfasis provisto).

Samuel B.Morse y el hombre que escribió el prefacio de su gran trabajo entendió que los Jesuitas y la Santa Alianza estaban comprometidos para destruir las libertades de esta gran República de los Estados Unidos de América.

Un ex sacerdote escribió lo siguiente:

Gobernaremos a los Estados Unidos y los pondremos a los pies del Vicario de Jesucristo [el Papa] de modo que él le ponga fin al sistema impío de educación y a las leyes de libertad de conciencia que constituyen un insulto a Dios y al hombre. — Charles Chiniquy, Fifty Years in the Church of Rome, Chick Publications, p. 282. (Énfasis provisto).

William Jefferson Clinton, quien asistió a la Universidad de Georgetown, siendo esta la universidad Jesuita en Washington, D. C. que puso en efecto una ley antiterrorismo que representaba un ataque directo a las libertades de las cuales disfrutan los americanos. El bombazo de la ciudad de Oklahoma fue planificado, ejecutado y de total conocimiento de parte de los Jesuitas, del gobierno de los Estados Unidos y del Presidente. Los actores secretos detrás de toda la planificación, quienes querían destruir las libertades de esta gran Republica durante los últimos 200 años son los Jesuitas de la Iglesia Católica Romana.

Ellos querían terminar con las leyes que garantizaban las libertades a los ciudadanos de los Estados Unidos. Para poder lograrlo, llevaron a cabo el mayor bombazo terrorista en suelo americano, y en la historia antes del que se llevó a cabo en el World Trade Center, cuando volvieron a hacerlo.

Habrán mas ataques. Las libertades serán blanco de ataque y la libertad será arrebatada. Los Jesuitas continuaran usando a sus llamados “políticos americanos”, quienes son parte integral de la conspiración papal para destruir la Constitución y a esta gran República. Están condicionando a América y preparando la gente para esta inevitable toma del poder.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s