Exhortación a abandonar la masonería – Mensajes selectos – tomo 3 E. G. de White

 

Abandonando la fe en los testimonios.-

Una cosa es cierta: los adventistas del séptimo día que adoptan su posición bajo la bandera

de Satanás, primero abandonarán su fe en las advertencias y reproches contenidos en los

testimonios del Espíritu de Dios.

Se hace un llamado a una gran consagración y a un servicio más santo, y esto continuará

haciéndose (Carta 156, 1903).

Dos ejemplos típicos

1. Testimonio personal recibido con gratitud.-

Regresamos el 12 de diciembre [de 1892]. Al día siguiente por la tarde, el Hno. Faulkhead

vino a visitarme.* La preocupación de su caso ocupaba mi mente. Le dije que tenía un

mensaje para él y para su esposa, que había preparado varias veces para enviarles; pero que

me había sentido impedida de hacerlo por el Espíritu del Señor. Le pedí que me señalara un

momento en que yo podía visitarlos.

El contestó: “Estoy contento de que Ud. no me mandó una comunicación escrita; prefiero

tener el mensaje directamente de sus labios; si hubiera llegado de otra manera no creo que

me hubiera hecho ningún bien”. Entonces preguntó: “¿Por qué no me da Ud. el mensaje 94

ahora?” Le dije: “¿Puede Ud. quedarse para escucharlo?” Él contestó que lo haría.

Yo estaba muy cansada porque había asistido a los ejercicios de clausura de la escuela ese

día; pero me levanté de la cama en la cual estaba acostada y le leí durante tres horas. Su

corazón fue ablandado, las lágrimas corrieron por sus ojos, y cuando dejé de leer, él dijo:

“Acepto cada palabra; todo eso se refiere a mí”.

Gran parte del material que había leído se relacionaba con la publicación del Echo Office

[de Australia] y la forma en que fue dirigido desde el comienzo. El Señor también me

reveló las relaciones que el Hno. Faulkhead tenía con los MASONES libres, y yo le dije

claramente que a menos que él cortara todo lazo que lo unía con estas asociaciones,

perdería su alma.

El dijo: “Acepto la luz que el Señor me ha enviado por medio de Ud. Pondré en práctica lo

que se me dice. Soy miembro de cinco logias, y otras tres logias están bajo mi control. Yo

hago todos sus negocios. Ahora no asistiré más a sus reuniones, y daré por terminadas mis

relaciones comerciales con ellos hasta donde me sea posible”.

Le repetí las palabras habladas por mi guía con referencia a estas asociaciones. Reproduje

cierto movimiento que fue hecho por mi guía, y le dije: “No puedo relatarle todo lo que se

me dijo”. El Hno. Faulkhead le dijo al pastor Daniells y a otros que yo había hecho la señal

particular conocida solamente por los masones de la orden más elevada, en la cual él

acababa de entrar. Él dijo que yo no conocía la señal, y que no me daba cuenta de que yo se

la estaba dando. Esto fue una evidencia especial para él de que el Señor estaba obrando por

medio de mí para salvar su alma (Carta 46, 1892).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s