Adventista de 92 años establece récord en maratón

Fuente: http://news.adventist.org

La bisabuela, conocida como “Glady-ator”, es la más anciana en completar los 42 kilómetros 7 Jan 2011, Silver Spring, Maryland, Estados Unidos
Ansel Oliver/ANN

Gladys Burrill dice que la vida es como un maratón. Y sabe lo que dice. Se cree que a los 92 años, es la mujer más anciana en completar un maratón oficial de 42 kilómetros.

Gladys Burrill, una adventista de 92 años, estableció un récord mundial el 12 de diciembre como la mujer más anciana en completar un maratón. Conocida localmente como “Glady-ator”, cubrió el maratón de 42 kilómetros en 9 horas, 53 minutos y 16 segundos. [fotografía por cortesía del Maratón Honolulu]
glady-246.jpg

Burrill cubrió la distancia en 9 horas, 53 minutos y 16 segundos. Si su tiempo es confirmado por Guinness, superaría a Jenny Wood-Allen, una escocesa que completó la Maratón de Londres a los 90 años.

Al igual que la vida, “el maratón requiere de perseverancia, fuerza y valor; hay que seguir andando”, dijo Burrill. “Es muy importante pensar en positivo”.

Conocida localmente como “Glady-ator”, ha completado la maratón de la ciudad entre 2004 y 2007. Pero dos intentos infructuosos hicieron que dudara si podría cubrirla una vez más.

En 2008, su esposo falleció cuatro días antes de la carrera. El año pasado, los calambres la hicieron abandonar poco después de la mitad.

“Este año estaba más en paz”, dijo Burrill, que camina entre cincuenta y ochenta kilómetros por semana.

Podría haber llegado dos minutos antes, pero se detuvo a orar unos cientos de metros antes de la llegada. “Me pareció importante hacerlo, porque mi vida cambiaría después de esto, y hay gente que necesita ánimo”, dijo Burrill, que pertenece a la Iglesia Adventista y que tiene 18 nietos y 26 bisnietos.

Jim Barahal, presidente del Maratón de Honolulu dijo que el logro era “absolutamente increíble. Es una gran inspiración”.

Los organizadores donaron 2.500 dólares al Proyecto Lokahi, que ayuda a familias necesitadas. Burrill dijo que suele colaborar con estos proyectos. “Yo sé lo que es la pobreza”, dijo.

Gladys, la menor de seis hijos de una familia de inmigrantes finlandeses, perdió a su padre al cumplir dos años. A los 11 años, contrajo poliomielitis, pero se recuperó.

Es madre de cinco hijos, aunque perdió a uno de ellos en 1985 por un tumor cerebral.

“He tenido muchos obstáculos en la vida, pero Dios siempre ha estado conmigo”, dijo.
Burrill, que ha sido piloto y escaladora, dice que la aventura y el ejercicio la han ayudado a superar el estrés y el dolor a lo largo de la vida. “A veces salgo a caminar muy cargada, pero regreso renovada”.

Cuando se le piden consejos para estar en forma, sus consejos son simples: “Coman sano y hagan ejercicio. Hay tantos jóvenes que no se dan cuenta de la importancia del ejercicio”.

Burrill dijo que jamás ha bebido alcohol ni fumado, y que ingiere alimentos saludables: es mayormente vegetariana y no come postres.

Asimismo, dice Burrill, es importante mantenerse bien mentalmente, pensar positivamente y soñar con proyectos futuros, aunque sean imposibles.

El alcalde la ciudad de Honolulu la condecorará en una ceremonia que se realizará el próximo 7 de enero.

Crisis Moral, Social y Etica

La Iglesia Católica encubrió a sacerdote responsable de abusar sexualmente de 200 niños sordos

Según reveló el diario “New York Times”, el entonces cardenal Ratzinger estuvo a cargo del caso pero no lo sentenció por temor a un escándalo. La fiscalía no atendió las denuncias

Antes de que fuera Papa, el cardenal Joseph Ratzinger y las máximas autoridades del Vaticano encubrieron el acto de pederastia a unos 200 menores sordos por parte de un sacerdote estadounidense, según reveló el diario New York Times.

Lawrence C. Murphy trabajó durante más de 20 años, entre 1950 y 1974 en una escuela para niños sordos de Winsconsin. El arzobispo de Milwakee, Rembert G. Weakland, denunció los abusos de Murphy al cardenal Ratzinger, entonces director de la Congregación para la Doctrina de la Fe y encargado de evaluar y analizar estos temas. Weakland envió dos cartas en 1996 informando los actos, pero no obtuvo respuesta alguna.

La correspondencia interna entre los obispos de Winsconsin y el cardenal demuestran que era de suma prioridad proteger a la Iglesia Católica de cualquier tipo de escándalo, mientras que los clérigos responsables discutían sobre la expulsión de Murphy.

Pasaron los meses y se intentó realizar un juicio canónigo secreto para determinar la expulsión del cura. Sin embargo, esto nunca se dio a cabo debido a que Murphy le escribió una carta personal a Ratzinger admitiendo su arrepentimiento y que se encontraba muy enfermo. “Solo quiero vivir el tiempo que me queda en la dignidad de mi sacerdocio”, afirmó.

Murphy murió siendo sacerdote en 1998 y nunca fue juzgado o sancionado ni por la Iglesia Católica, ni tampoco por la Policía. Según las investigaciones del New York Times, los fiscales no hicieron caso a las denuncias que hicieron los abogados Jeff Anderson and Mike Finnegan, defensores de cinco hombres que demandaron a la Archidiócesis de Milwaukee por estos actos.

La pasividad del Vaticano con respecto a estos casos no es inusual. Solo el 20% de los tres mil sacerdotes acusados fueron a la oficina doctrinal de la Iglesia entre 2001 y 2010 recibieron un juicio completo.

De estos solo el 10% fueron expulsados inmediatamente, otro 10% renunció voluntariamente, y el 60% enfrentaron otras “medidas disciplinarias y administrativas” como por ejemplo la prohibición de celebrar la Santa Misa.

http://elcomercio.pe/player/452009

EL SABADO: ¿Que es esto?

¿Qué es esto?

Y al amanecer había una capa de rocío alrededor del campamento. Cuando se evaporó la capa de rocío, he aquí que sobre la superficie del desierto había una sustancia menuda, escamosa y fina como la escarcha sobre la tierra. Al verla, los hijos de Israel se preguntaron unos a otros:

¿Qué es esto?

Pues no sabían lo que era. Entonces Moisés les dijo: Es el pan que Jehová os da para comer.(Ex.16:13-15) “Y era como simiente de culantro, blanco.” El pueblo lo llamó maná…” El pueblo recogió el maná, y encontraron que había abundante provisión para todos. “Molían en molinos, o majaban en morteros, y lo cocían en caldera, o hacían de él tortas;” y era “su sabor como de hojuelas con miel. ” (Núm. 11: 8.) Se les ordenó recoger diariamente un gomer para cada persona; y de él no habían de dejar nada para el otro día. Algunos trataron de guardar una provisión para el día siguiente, pero hallaron entonces que ya no era bueno para comer. La provisión para el día debía juntarse por la mañana; pues todo lo que permanecía en el suelo era derretido por el sol.
Al recoger el maná, algunos llevaban más y otros menos de la cantidad indicada; pero “medíanlo por gomer, y no sobraba al que había recogido mucho, ni faltaba al que había recogido poco.

Al sexto día el pueblo recogió dos gomeres por persona. Los jefes inmediatamente hicieron saber a Moisés lo que había pasado. Su contestación fue: “Esto es lo que ha dicho Jehová: Mañana es el santo Sábado, el reposo de Jehová: lo que hubierais de cocer, cocedlo hoy, y lo que hubierais de cocinar, cocinadlo; y todo lo que es sobrare, guardadlo para mañana.” Así lo hicieron, y vieron que no se echó a perder. Y Moisés dijo: “Comedlo hoy, porque hoy es Sábado de Jehová: hoy no hallaréis en el campo. En los seis días lo recogeréis; mas el séptimo día es Sábado, en el cual no se hallará.
Dios requiere que hoy su Santo D ía se observe tan sagradamente como en el tiempo de Israel. El mandamiento que se dio a los hebreos debe ser considerado por todos los cristianos como una orden de parte de Dios para ellos. El día anterior al Sábado debe ser un día de preparación a fin de que todo esté listo para sus horas sagradas.

Cada semana, durante su largo peregrinaje en el desierto, los israelitas presenciaron un triple milagro que debía inculcarles la santidad del Sábado: cada sexto día caía doble cantidad de maná, nada caía el día séptimo, y la porción necesaria para el sábado se conservaba dulce sin descomponerse, mientras que si se guardaba los otros días, se descomponía.
En las circunstancias relacionadas con el envío del maná, tenemos evidencia conclusiva de que el sábado no fue instituido, como muchos alegan, cuando la ley se dio en el Sinaí. Antes de que los israelitas llegaran al Sinaí, comprendían perfectamente que tenían la obligación de guardar el Sábado. Al tener que recoger cada viernes doble porción de maná en preparación para el Sábado, día en que no caía, la naturaleza sagrada del día de descanso les era recordada de continuo. Y cuando parte del pueblo salió en Sábado a recoger maná, el Señor preguntó: “¿Hasta cuándo no querréis guardar mis mandamientos y mis leyes?”

“Acuérdate del día del sábado”

Poco tiempo después de acampar junto al Sinaí, se le indicó a Moisés que subiera al monte a encontrarse con Dios. Trepó solo el escabroso y empinado sendero, y llegó cerca de la nube que señalaba el lugar donde estaba Jehová. El mensaje que se le dio a Moisés para el pueblo fue el siguiente: “Vosotros visteis lo que hice a los Egipcios, y cómo os tomé sobre alas de águilas, y os he traído a mí. Ahora pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. Y vosotros seréis mi reino de sacerdotes, y gente santa.” (Véase Éxodo 19-25)
Moisés regresó al campamento, y reuniendo a los ancianos de Israel, les repitió el mensaje divino. Nuevamente el caudillo ascendió a la montaña; y el Señor le dijo: “He aquí, yo vengo a ti en una nube espesa, para que el pueblo oiga mientras yo hablo contigo, y también para que te crean para siempre.
A la mañana del tercer día, cuando los ojos de todo el pueblo estaban vueltos hacia el monte, la cúspide se cubrió de una espesa nube que se fue tornando más negra y más densa, y descendió lista que toda la montaña quedó envuelta en tinieblas y en pavoroso misterio.

Entonces se escuchó un sonido como de trompeta, que llamaba al pueblo a encontrarse con Dios; y Moisés los condujo hasta el pie del monte. De la espesa oscuridad surgían vividos relámpagos, mientras el fragor de los truenos retumbaba en las alturas circundantes. “Y todo el monte de Sinaí humeaba, porque Jehová había descendido sobre él en fuego: y el humo de él subía como el humo de un horno, y todo el monte se estremeció en gran manera.” “Y el parecer de la gloria de Jehová era como un fuego abrasador en la cumbre del monte,” ante los ojos de la multitud allí congregada. “Y el sonido de la bocina iba esforzándose en extremo.” Tan terribles eran las señales de la presencia de Jehová que las huestes de Israel temblaron de  miedo, y cayeron sobre sus rostros ante el Señor. Aún Moisés exclamó: “Estoy asombrado y temblando” (Heb. 12: 21.)

Jehová se reveló, no sólo en su tremenda majestad como juez y legislador, sino también como compasivo guardián de su pueblo: “Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de siervos.” Aquel a quien ya conocían como su guía y libertador, quien los había sacado de Egipto, abriéndoles un camino en la mar, derrotando a Faraón y a sus huestes, quien había demostrado que estaba por sobre los dioses de Egipto, era el que ahora proclamaba su ley.

Son diez preceptos, breves, abarcantes, y autorizados, que incluyen los deberes del hombre hacia Dios y hacia sus semejantes; y todos se basan en el gran principio fundamental del amor. “Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de todas tus fuerzas, y de todo tu entendimiento; y a tu prójimo como a ti mismo.” (Luc. 10: 27; véase también Deut. 6:4, 5; Lev. 19: 18.) En los diez mandamientos estos principios se expresan en detalle, y se presentan en forma aplicable a la condición y circunstancias del hombre.

“No tendrás otros dioses delante de mí.”

“No harás para ti imagen de escultura, ni figura alguna de las cosas que hay arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni de las que hay en las aguas debajo de la tierra. No las adorarás ni rendirás culto.”

“No tomarás en vano el nombre del Señor tu Dios: porque no dejará el Señor sin castigo al que tomare en vano el nombre del Señor Dios suyo.”


“Acuérdate de santificar el día de Sábado. Los seis días trabajarás, y harás todas tus labores: mas el día séptimo es Sábado, o fiesta del Señor Dios tuyo. Ningún trabajo harás en él, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu criado, ni tu criada, ni tus bestias de carga, ni el extranjero que habita dentro  de tus puertas o poblaciones. Por cuanto el Señor en seis días hizo el cielo, y la tierra, y el mar, y todas las cosas que hay en ellos, y descansó en el día séptimo: por esto bendijo el Señor el día S ábado, y le santificó.”

 

Aquí no se presenta el sábado como una institución nueva, sino como establecido en el tiempo de la creación del mundo. Hay que recordar y observar el Sábado como monumento de la obra del Creador. Al señalar a Dios como el Hacedor de los cielos y de la tierra, el Sábado distingue al verdadero Dios de todos los falsos dioses. Todos los que guardan el séptimo día demuestran al hacerlo que son adoradores de Jehová. Así el Sábado será la señal de lealtad del hombre hacia Dios mientras haya en la tierra quien le sirva.
El cuarto mandamiento es, entre todos los diez, el único que contiene tanto el nombre como el título del Legislador. Es el único que establece por autoridad de quién se dio la ley. Así, contiene el sello de Dios, puesto en su ley como prueba de su autenticidad y de su vigencia.
Dios ha dado a los hombres seis días en que trabajar, y requiere que su trabajo sea hecho durante esos seis días laborables. En el Sábado pueden hacerse las obras absolutamente necesarias y las de misericordia. A los enfermos y dolientes hay que cuidarlos todos los días, pero se ha de evitar rigurosamente toda labor innecesaria.

“Si retrajeras del Sábado tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y al Sábado llamares delicias, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no haciendo tus caminos, ni buscando tu voluntad.” (Isa. 58: 13.)
No acaba aquí la prohibición. “Ni hablando tus palabras,” dice el profeta.

Los que durante el Sábado hablan de negocios o hacen proyectos, son considerados por Dios como si realmente realizaran transacciones comerciales. Para santificar el Sábado, no debiéramos siquiera permitir que nuestros pensamientos se detengan en cosas de carácter mundanal. Y el mandamiento incluye a todos los que están dentro de nuestras puertas. Los habitantes de la casa deben dejar sus negocios terrenales durante las horas sagradas. Todos debieran estar unidos para honrar a Dios y servirle voluntariamente en su santo día.

EL SABADO: ¿Por que hacéis reposar al pueblo?

 ¿Por qué hacéis reposar al pueblo?

“Murieron José y sus hermanos, y toda aquella generación. Pero los hijos de Israel fueron fecundos y se hicieron muy numerosos; se multiplicaron y llegaron a ser muy poderosos. Y la tierra estaba llena de ellos.

Después se levantó un nuevo rey en Egipto que no había conocido a José, el cual dijo a su pueblo: “He aquí, el pueblo de los hijos de Israel es más numeroso y fuerte que nosotros. Procedamos astutamente con él para que no se multiplique; no suceda que, en caso de guerra, también se una a nuestros enemigos, luche contra nosotros y se vaya del país.”


Entonces les impusieron jefes de tributo laboral que los oprimiesen con sus cargas, y edificaron para el faraón las ciudades almacenes de Pitón y Ramesés. 

Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y se propagaban, de manera que los egipcios se alarmaron a causa de los hijos de Israel.

Entonces los egipcios los hicieron trabajar con dureza, y amargaron sus vidas con el pesado trabajo de hacer barro y adobes, aparte de todo trabajo en el campo; y en todos los tipos de trabajo les trataban con dureza.”  (Exo 1:6-14)

Con el correr del tiempo, el gran hombre a quien Egipto debía tanto, y la generación bendecida por su obra, descendieron al sepulcro. Y “levantóse entretanto un nuevo rey sobre Egipto, que no conocía a José.” No era que ignorase los servicios prestados por José a la nación; pero no quiso reconocerlos, y hasta donde le fue posible, trató de enterrarlos en el olvido.

“El cual dijo a su pueblo: He aquí, el pueblo de los hijos de Israel es mayor y más fuerte que nosotros: ahora, pues, seamos sabios para no se multiplique, y acontezca que viniendo guerra, él también se junte con nuestros enemigos, y pelee contra nosotros, y se vaya de la tierra.”
Pero el momento de su liberación se estaba acercando y Moisés era el hombre que Dios usaría para llevar a cabo esa tarea.

“Por fe Moisés, hecho ya grande, rehusó ser llamado hijo de la hija de Faraón; escogiendo antes ser afligido con el pueblo de Dios, que gozar de comodidades temporales de pecado. Teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los Egipcios; porque miraba la remuneración.” (Heb. 11: 24-26.)

Dios escogió a Moisés Para cumplir su propósito. En su providencia el Señor lo puso en el seno de la familia real de Egipto donde recibió una educación cabal; no obstante, no estaba preparado todavía para que Dios le confiara la gran tarea para la cual lo había llamado. No podía dejar abruptamente la corte del rey ni las comodidades que se le habían otorgado como nieto del monarca para llevar a cabo la tarea especial que el Señor le había asignado. Debía tener oportunidad de adquirir experiencia en la escuela de la adversidad y de la pobreza, y ser educado en ella.

Mientras vivía en el exilio el Señor envió a sus ángeles para que lo instruyeran especialmente con respecto al futuro. Allí aprendió más plenamente las grandes lecciones del dominio propio y la humildad. Pastoreó las manadas de Jetro, y mientras llevaba a cabo sus humildes deberes como pastor, el Señor lo estaba preparando para que se convirtiera en el pastor espiritual de sus ovejas, es a saber, el pueblo de Israel.

Mientras Moisés conducía su manada por el desierto y se aproximaba al monte de Dios, es decir, a Horeb, “se le apareció el ángel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza”. “Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias, y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, que fluye leche y miel. . . ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel”.
Había llegado el momento cuando Dios trocaría el báculo del pastor por la vara de Dios, a la cual haría poderosa para el cumplimiento de señales y maravillas, para librar a su pueblo de la opresión y  para preservarlos cuando fuesen perseguidos por sus enemigos.

Fuente: www.elevangelioeterno.com
Moisés aceptó llevar a cabo la misión. Primero visitó a su suegro con el fin de obtener su consentimiento para regresar con su familia a Egipto. No se atrevió a compartir con Jetro el mensaje que tenía para Faraón, por temor a que no estuviera dispuesto a permitir que su esposa y sus hijos lo acompañaran en una misión tan peligrosa. El Señor lo fortaleció y disipó sus temores al decirle: “Ve y vuélvete a Egipto, porque han muerto todos los que procuraban tu muerte”.


Llegó el momento cuando el Señor iba a responder las oraciones de su pueblo oprimido, para sacarlo de Egipto con un despliegue tan grande de su poder, que los egipcios se verían obligados a reconocer que el Dios de los hebreos, a quien habían despreciado, era superior a todos los dioses.

Los castigaría además por su idolatría y por sus orgullosas baladronadas acerca de las bendiciones que habrían derramado sobre ellos sus dioses inertes.

El Señor iba a glorificar su nombre para que otras naciones pudieran oír algo acerca de su poder y temblaran ante lo extraordinario de sus acciones, y para que su pueblo, al presenciar sus obras milagrosas, se apartara definitivamente de la idolatría y le rindiera un culto sin mácula.

Moisés declaró a Faraón: Jehová, el Dios de Israel, dice así: “Deja ir a mi pueblo para que me celebre una fiesta en el desierto… Permite que vayamos al desierto, a tres días de camino, para ofrecer sacrificios a Jehová nuestro Dios, no sea que nos castigue con peste o con espada… Entonces el rey de Egipto les dijo: Moisés y Aarón, ¿por qué hacéis cesar al pueblo de su trabajo? Volved a vuestras tareas.  (Ex 5:1,3,4).

Ya el rey había oído hablar de ellos y del interés que estaban despertando entre el pueblo. Ya el reino había sufrido una gran pérdida debido a la intervención de estos forasteros.  Al pensar en ello, añadió: “He aquí el pueblo de la tierra es ahora mucho, y vosotros les hacéis cesar de sus cargos.”
En su servidumbre los israelitas habían perdido hasta cierto punto el conocimiento de la ley de Dios, y se habían apartado de sus preceptos. El sábado había sido despreciado por la generalidad, y las exigencias de los “comisarios de tributos” habían hecho imposible su observancia. Pero Moisés había mostrado a su pueblo que la obediencia a Dios era la primera condición para su liberación; y los esfuerzos hechos para restaurar la observancia del Sábado habían llegado a los oídos de sus opresores.

De estos hechos podemos deducir que el Sábado fue una de las cosas en que Israel no podía servir al Señor en Egipto; y cuando Moisés y Aarón llegaron con el mensaje de Dios  trataron de hacer una reforma, lo cual sólo sirvió para aumentar la opresión. Los Israelitas fueron libertados para que pudieran observar los estatutos del Señor, inclusive, naturalmente, el cuarto mandamiento, y esto les imponía la obligación de observar tanto más estrictamente el Sábado, así como la de guardar todos los mandamientos.

En Deut. 24: 17, 18, se menciona su liberación y salida de Egipto como algo que los obligaba en forma especial a manifestar bondad hacia la viuda y los huérfanos. “No torcerás el derecho del peregrino y del huérfano; ni tomarás por prenda la ropa de la viuda: mas acuérdate que fuiste siervo en Egipto, y de allí te rescató Jehová tu Dios; por tanto, yo te mando que hagas esto.”

EL SABADO: La semana literal

La Semana Literal

Cuando se crearon el sol y la luna fue escrito en la Biblia: “Y sirvan como signos para las estaciones, los días y los años” (Génesis 1:14).  “Eres el que constituyó la luna para fijar los tiempos” (Salmos 104:19). El sol y la luna son el parámetro para dividir los días, semanas y meses del año.

¿Sabías que no existe explicación histórica o astronómica para la existencia de la Semana de siete días fuera del relato de la creación en Génesis?

Tomemos una prueba de astronomía juntos. Veamos cómo está nuestro conocimiento científico: En nuestro sistema solar, ¿qué da una vuelta cada 24 horas? ;La tierra da una vuelta sobre su eje lo que constituye el día (24 horas) y a este movimiento de la tierra se le conoce  como “rotación”
 ¿Por qué el mes tiene 30 días? surge con el ciclo de fase de la luna. El mes sinódico es el periodo de tiempo que transcurre entre dos mismas fases consecutivas de la Luna, siendo su duración aproximada de 29,53 días. La causa de las fases de la Luna es que vemos la parte de la Luna que se ilumina por el Sol y ello depende de su posición relativa respecto al Sol (vista desde la Tierra). Y es por esta razón  que el mes tiene 30 días.

 ¿Por qué el año tiene 365 días? Por el movimiento de traslación, la Tierra se mueve alrededor del Sol, impulsada por la gravitación, en 365 días, 5 horas y 57 minutos, equivalente a 365,2422 días, que es la duración del año.

¿Por que la semana tiene 7 días? , En nuestra  memoria científica podemos recordar que ciclo dura 7 días. Debe haber algo ya que todas las otras medidas naturales del tiempo dependen de algún ciclo astronómico. ¿Qué da vuelta cada siete días? La respuesta es: nada. La semana de siete días contrario al día, el mes y el año— no está relacionada a un ciclo astronómico. ¿Entonces de dónde vino?
Vamos ahora a un historiador evolucionista para ver si podemos encontrar la respuesta  él es Anthony Aveni, Profesor de Astronomía y Antropología en la Universidad  Colgate en Nueva York, y es el autor del libro, Imperios del Tiempo: “La palabra génesis significa origen. 

“Nuestro génesis científico moderno comenzó hace más de diez mil millones de años en una explosión colosal de la cual han salido todos los eventos y las cosas.” ¿Cómo obtuvimos la semana? “Cualquier página de un calendario revelará otra subdivisión a las unidades de tiempo que el mundo occidental ha creado: siete divisiones verticales con bloques enumerados, cada columna con su nombre. Las cuatro o cinco divisiones horizontales, llamadas semanas, en las que agrupamos los días de la luna constituyen una división de tiempo peculiar.

No hay ningún cuerpo celeste como el sol o la luna, no hay ningún ciclo natural obvio al que podamos atribuir directamente ese pequeño  paquete de tiempo. Es más, muchas otras culturas y tradiciones también marcan un intervalo de  aproximadamente la misma duración en sus calendarios.”

 En esencia, lo que el Dr. Aveni dice es, No podemos explicar cómo obtuvimos la semana o porque casi todas las culturas de la tierra tienen la misma unidad de tiempo.  Pero hay algo muy fascinante acerca de la semana, Avenue continúa:

“Después del día, la semana… es una de las unidades de tiempo más reconocible y comúnmente usada y  también una de las más convenientes… Algunos biólogos creen que la semana es auto-determinada. El  bioritmo de siete días en el cuerpo humano es uno de los descubrimientos recientes de la cronología moderna. 

Se manifiesta en forma de pequeñas variaciones en la presión y en el latido del corazón, así también como respuesta a la infección y aún el trasplante de órganos: por ejemplo, la probabilidad de rechazo de ciertos  órganos ahora se sabe que aumenta a intervalos semanales después de un implante.”

¡Qué fascinante! Nuestros cuerpos misteriosamente tienen un ciclo de siete días.¡Pero no sólo nosotros! “No somos únicos en este ritmo: inclusive organismos simples, hasta la bacteria y animales unicelulares, parecen compartirlo con nosotros. Hay, por ejemplo, un ritmo de siete días en una especie de alga cuya configuración se asemeja a una copa de champán. Este organismo puede ser entrenado a reducir su crecimiento solamente cuando es expuesto a un período de siete días— ni más, ni menos, que alterna entre luz  y oscuridad.”

Incontables hombres de ciencia no aciertan en hallar explicación  de como este pequeño grupo de tiempo (la semana) llego a ponerse en práctica en todas las culturas durante lo largo de la historia  pero la infalible palabra de Dios tiene respuesta; en el libro de Génesis se escribió:
Vamos, pues, descendamos y confundamos allí su lenguaje, para que nadie entienda lo que dice su compañero.”(Génesis 11:7)

Este versículo indica que los edificadores de Babel fueron esparcidos ampliamente, con el resultado de que poco después podían encontrarse representantes de la familia humana por casi todo el mundo. Esparciendo por todo el planeta tierra la idea original de Dios;  la semana de siete días.

Evidencias procedentes de muchos países testifican de la presencia en ellos, de seres humanos, dentro de un tiempo comparativamente corto después del diluvio.  Los descubrimientos arqueológicos señalan el valle de la Mesopotámica como la primera región que desarrolló una civilización diferente.  Civilizaciones similares pronto surgieron en Egipto, Palestina, Siria, Anatolia, la India, la China y en el resto del mundo.  Todas las evidencias disponibles confirman las concisas palabras de las Sagradas Escrituras: “Los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra”.

Las historias del tiempo que se pueden leer documentarán variaciones en la longitud de la semana de tiempo a tiempo a través de la historia. Los griegos experimentaron con una semana de diez días (década). Los romanos usaron una semana de ocho días. La Convención Revolucionaria Francesa durante la Revolución francesa decretó una semana de diez días al intentar re-escribir la historia y re-inventar el tiempo con un sistema decimal— esto fue abandonado cuando Napoleón subió al poder.

La Unión Soviética experimentó con la semana en este siglo— en 1929 usaron una semana de cinco días, en 1932 la semana de seis días— pero para 1940 volvieron a la semana de siete días. ¿De dónde vino este “pequeño paquete de tiempo,” la semana de siete días? la evidencia más concluyente que tenemos en la historia, la filosofía y la ciencia para el establecimiento de nuestra semana global de siete días es el antiguo relato hebreo de la creación del mundo. Lo cual lleva a afirmar que la semana de siete días y el séptimo día Sábado son evidencias convincentes que la teoría de la creación es en realidad la teoría verdadera sobre los orígenes de la vida humana! La ciencia no puede explicar la semana de siete días.
Y la historia declara que el registro más consistente de nuestra semana de siete días se encuentra en el antiguo relato hebreo de la creación.
Esto significa que cada vez que se mire un calendario se puede saber que un Dios creador y de amistad nos ha formado— para que puedas disfrutar de una amistad con él!

 “Y fueron acabados los cielos y la tierra, y todo su ornamento.  Y acabó Dios en el día séptimo su obra que hizo, y reposó el día séptimo de toda su obra que había hecho. Y bendijo Dios al día séptimo, y santificólo, porque en él reposó de toda su obra que había Dios creado y hecho” (Génesis 2:1-3).

EL SABADO, la creacion y el sabado

La Creación y el Sábado
 
“Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, y todo el ejército de ellos por el espíritu de su boca. . . . Porque él dijo, y fue hecho; él mandó, y existió.” “El fundó la tierra sobre sus bases; no será jamás removida.” (Sal 33: 6, 9; 104: 5)

Cuando salió de las manos del Creador, la tierra era sumamente hermosa. La superficie presentaba un aspecto multiforme, con montañas, colinas y llanuras, entrelazadas con magníficos ríos y bellos lagos. Las agudas y ásperas cúspides de la rocosa armazón de la tierra estaban sepultadas bajo un suelo fértil, que producía por doquiera una frondosa vegetación verde. Agraciados arbustos y delicadas flores saludaban la vista por dondequiera. Las alturas estaban coronadas con árboles aun más imponentes que los que existen ahora. El aire, limpio de impuros miasmas, era claro y saludable. El paisaje sobrepujaba en hermosura los adornados jardines del más suntuoso palacio de la actualidad. La hueste angélica presenció la escena con deleite, y se regocijó en las maravillosas obras de Dios.

Una vez creada la tierra con su abundante vida vegetal y animal, fue introducido en el escenario el hombre, corona de la creación para quien la hermosa tierra había sido aparejada. A él se le dio dominio sobre todo lo que sus ojos pudiesen mirar; pues, “dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree… en toda  la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, varón y hembra los creó.”

La creación estaba ahora completa. “Y fueron acabados los cielos y la tierra, y todo su ornamento.” “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera.” (Gén. 2: 1; 1: 31.)

El gran Jehová había puesto los fundamentos de la tierra; había vestido a todo el mundo con un manto de belleza, y había colmado el mundo de cosas útiles para el hombre; había creado todas las maravillas de la tierra y del mar. La gran obra de la creación fue realizada en seis días.

“Y acabó Dios en el día séptimo su obra que hizo, y reposó el día séptimo de toda su obra que había hecho. Y bendijo Dios al día séptimo, y santificólo, porque en él reposó de toda su obra que había Dios creado y hecho.” (Gén. 2: 2, 3) Dios miró con satisfacción la obra de sus manos. Todo era perfecto, digno de su divino Autor; y él descansó, no como quien estuviera fatigado, sino satisfecho con los frutos de su sabiduría y bondad y con las manifestaciones de su gloria.
Después de descansar el séptimo día, Dios lo santificó; es decir, lo escogió y apartó como día de descanso para el hombre. Siguiendo el ejemplo del Creador, el hombre había de reposar durante este sagrado día, para que, mientras contemplara los cielos y la tierra, pudiese reflexionar sobre la grandiosa obra de la creación de Dios; y para que, mientras mirara las evidencias de la sabiduría y bondad de Dios, su corazón se llenase de amor y reverencia hacia su Creador.

Al bendecir el séptimo día en el Edén, Dios estableció un  recordativo de su obra creadora. El Sábado fue confiado y entregado a Adán, padre y representante de toda la familia humana. Su observancia había de ser un acto de agradecido reconocimiento de parte de todos los que habitasen la tierra, de que Dios era su Creador y su legítimo soberano, de que ellos eran la obra de sus manos y los súbditos de su autoridad.
De esa manera la institución delSábado era enteramente conmemorativa, y fue dada para toda la humanidad. No había nada en ella que fuese oscuro o que limitase su observancia a un solo pueblo.

Dios vio que el Sábado era esencial para el hombre, aun en el paraíso. Necesitaba dejar a un lado sus propios intereses y actividades durante un día de cada siete para poder contemplar más de lleno las obras de Dios y meditar en su poder y bondad. Necesitaba el Sábado para que le recordase más vivamente la existencia de Dios, y para que despertase su gratitud hacia él, pues todo lo que disfrutaba y poseía procedía de la mano benéfica del Creador.

 

Dios quiere que el Sábado dirija la mente de los hombres hacia la contemplación de las obras que él creó. La naturaleza habla a sus sentidos, declarándoles que hay un Dios viviente, Creador y supremo Soberano del universo. “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y la expansión denuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra al otro día, y una noche a la otra noche declara sabiduría.” (Sal. 19: 1, 2.) La belleza que cubre la tierra es una demostración del amor de Dios. La podemos contemplar en las colinas eternas, en los corpulentos árboles, en los capullos que se abren y en las delicadas flores. Todas estas cosas nos hablan de Dios. El Sábado, señalando siempre hacia el que lo creó todo, manda a los hombres que abran el gran libro de la naturaleza y escudriñen allí la sabiduría, el poder y el amor del Creador.

No al ecumenismo, si a la observancia del sabado y a la Ley de Dios

 “Si aceptar el ecumenismo es renunciar al bendito y santificado sabado, dia del Señor jamás tendrán mi aprobación ni mi apoyo, yo solo cumplo con los mandamientos de Dios no de los hombres”

Uniplanar

Portavoz vaticano: El ecumenismo es más que pluralismo, exige conversión

 Balance de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 30 de enero de 2011 (ZENIT.org).- El ecumenismo es más que simple tolerancia y pluralismo; exige conversión, afirma el portavoz vaticano al hacer un balance de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos de 2011, concluida el 25 de enero.

El padre Federico Lombardi S.I., director de la Oficina de Información de la Santa Sede, ha ofrecido su análisis en el editorial del último número de Octava Dies, semanario producido por el Centro Televisivo Vaticano.

El portavoz retoma las palabras que dirigió el Papa durante las vísperas del 25 de enero, en la Basílica de San Pablo Extramuros, de Roma, como una advertencia y añade “La búsqueda del restablecimiento de la unidad entre los cristianos divididos no puede reducirse a un reconocimiento de las diferencias recíprocas y al logro de una pacífica convivencia”.

El padre Lombardi reconoce: “Cuántas veces, ante las dificultades del debate y del diálogo, nos encerramos en nuestras posiciones y nos conformamos con evitar tensiones, reconociendo amablemente las distancias recíprocas, pero renunciando a exponernos a pasos de mayor compromiso, que quizá se perciben como un riesgo para las costumbres o las seguridades alcanzadas”.

“Una cultura de la tolerancia y del pluralismo hace que esta postura parezca natural y muchas veces se presenta como realista y sabia. Pero ¿es así?”, se pregunta el portavoz vaticano.

“La unidad es otra cosa”, responde, y citando de nuevo al Papa añade: “lo que anhelamos es esa unidad por la que Cristo mismo rezó y que por su naturaleza se manifiesta en la comunión de la fe, de los sacramentos, del ministerio”.

Ante la “tentación de la resignación y del pesimismo”, Lombardi muestra cómo Benedicto XVI nos invita a reavivar “la confianza en el poder del Espíritu Santo” y a “proseguir con pasión el camino”. San Pablo se cae del caballo cuando encuentra a Jesús y su vida cambia. Conversión.

“¿Qué quiere Cristo de nosotros?”, se pregunta el portavoz. “No quiere que nos quedemos donde ya llegamos. De ser así, nuestros encuentros ecuménicos se quedarían en hermosas coreografías y en el reflejo de un pasado de divisiones, más que en una semilla de futuro y un testimonio creíble de la presencia del Espíritu de Dios. Espíritu al cual – con el realismo del amor – debemos dejar más espacio en nuestro mundo marcado por el odio”, concluye Lombardi.

Fuente


Comentario del Espíritu de Profecía.

La iglesia romana no ha renunciado a sus pretensiones a la supremacía; y cuando el mundo y las iglesias protestantes aceptan un día de descanso creado por ella, mientras rechazan el día de descanso de la Biblia, acatan en la práctica las tales pretensiones. Pueden apelar a la autoridad de la tradición y de los padres para apoyar el cambio; pero al hacerlo pasan por alto el principio mismo que los separa de Roma, es a saber, que “la Biblia, y la Biblia sola es la religión de los protestantes.”(CS Pág. 501)

Muchos consideran la gran diversidad de creencias en las iglesias protestantes como prueba terminante de que nunca se procurara asegurar una uniformidad forzada. Pero desde hace años se viene notando entre las iglesias protestantes un poderoso y creciente sentimiento en favor de una unión basada en puntos comunes de doctrina. Para asegurar tal unión, debe necesariamente evitarse toda discusión de asuntos en los cuales no todos están de acuerdo, por importantes que sean desde el punto de vista bíblico. (CS Pág. 498)

Entre el “verichip” y la internet controlaran al mundo

 

¿Se reunieron para generar empleos y mejorar la calidad de vida o para discutir el control de la poblacion mediante la tecnología?

Obama se reúne con los ‘dueños’ de Internet

El presidente debate sobre economía con empresarios, entre ellos Steve Jobs y Mark Zuckerberg

DAVID ALANDETE | Washington  18/02/2011

 

Steve Jobs aparece a la izquierda de Barack Obama y Mark Zuckerberg a la derecha.

Steve Jobs aparece a la izquierda de Barack Obama y Mark Zuckerberg a la derecha.- PETE SOUZA

Si hay algo en lo que Estados Unidos sigue siendo un líder indiscutible en la escena internacional es en el mercado informático y las tecnologías de Internet. Por eso, el presidente Barack Obama viajó este jueves por la noche a San Francisco, donde ha participado en una cena privada con una docena de empresarios que han hecho de Internet la Red compleja y omnipresente que es hoy en día. Entre ellos estaban Mark Zuckerberg, creador de Facebook; Steve Jobs, fundador de Apple, Eric Schmidt, consejero delegado saliente de Google; y Dick Costolo, gerente de Twitter.

Obama se sentó a la mesa con los líderes de las empresas que controlan la Red dentro y fuera de EE UU. Esta acción se enmarca dentro de una campaña de promoción de la innovación tecnológica como medio para impulsar el crecimiento económico y el empleo. Durante la cena, el presidente les pidió ideas para consolidar la posición de dominio comercial en la escena internacional, con “el objetivo de duplicar las exportaciones en los próximos cinco años y apoyar millones de puestos de trabajo en EE UU”, según explicó el recién estrenado secretario de Prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, tras el encuentro. También discutió sus “propuestas de inversión en investigación y desarrollo y para aumentar los incentivos a las empresas para crecer y contratar”, y “la importancia de nuevas inversiones en educación”.

Fue una reunión que no se da a menudo, un encuentro tan especial que Jobs, el fundador de Apple, abandonó momentáneamente el retiro que se había impuesto el 17 de enero para centrarse en el tratamiento a sus problemas de salud.

Los periodistas de la Casa Blanca desplazados a California no lograron la imagen más esperada, la de Steve Jobs a su llegada a la cena, que se celebró en la casa del inversor John Doerr, una vivienda aislada en la acomodada zona de Woodside. En la mesa del anfitrión se sentó también su esposa, Ann Hollan Doerr. Sin embargo, horas después de la reunión, el fotógrafo oficial de la Casa Blanca Pete Souza subió a Flickr una imagen de espaldas de Steve Jobs, en la que aparece brindando a la izquierda del presidente Obama y junto al resto de empresarios. Las especulaciones sobre la salud de Jobs, que lucha contra un raro cáncer de páncreas desde 2003 y se sometió a un transplante de hígado en 2009, son continuas. Ayer mismo, el tabloide National Enquirer publicaba unas fotos en las que supuestamente aparecía el fundador de Apple, muy delgado, a la entrada del hospital oncológico Stanford Cancer Center, en Palo Alto.

Hubo también algunas ausencias no explicadas por la Casa Blanca, como la de alguien de Microsoft, en un encuentro que también buscaba la reconciliación con la comunidad empresarial estadounidense, tras la derrota demócrata en las elecciones al Congreso de noviembre, y lograr apoyos para aprobar un presupuesto para el año fiscal 2012 de 3,7 billones de dólares (2,7 billones de euros) frente a la resistencia republicana.

También refleja la apuesta tecnológica de Obama, que hace menos de un mes, en el discurso del Estado de la Unión, pasó, de ninguna en años anteriores, a mencionar la palabra Internet seis veces, sobre todo para reforzar la idea de que el mundo ha cambiado, y los nuevos líderes serán quienes controlen las nuevas tecnologías. “Hace 30 años, no podíamos saber que una cosa llamada Internet iba a desembocar en una revolución económica”, decía entonces. “Somos la nación que pone coches en las carreteras y ordenadores en las oficinas, la nación de Edison y los hermanos Wright, de Google y Facebook. En EE UU, la innovación no se limita a cambiar vidas. Es como nos ganamos la vida”, afirmó. “Como a las empresas no siempre les es rentable invertir en investigación básica, nuestro Gobierno ha dado siempre a los científicos de vanguardia y los inventores el apoyo que necesitaban. Eso fue lo que plantó las semillas de Internet. Eso fue lo que contribuyó a hacer posibles cosas como los chips informáticos y los GPS”, aseguró.

Silicon Valley, sede de las principales empresas de Internet, es y ha sido un sólido bastión demócrata. Diversos empleados de las 20 empresas líderes en el sector informático de California donaron al presidente durante la campaña electoral de 2008 un total de 1,4 millones de dólares (un millón de euros al cambio actual), frente a los 267.000 dólares (122.000 euros) que le concedieron a su contrincante, el republicano John McCain, según la organización Center for Responsive Politics.

Hoy, viernes, el presidente terminará su viaje de dos días a la costa oeste con una visita a una fábrica de semiconductores de Intel en Oregón, donde Obama insistirá en la importancia de que Estados Unidos venza a sus competidores “para ganar el futuro” en un discurso que será retransmitido en directo en la web de la Casa Blanca. Horas antes, Washington anunció el nombramiento del director ejecutivo de Intel, Paul Otellini, como miembro del comité de expertos creado en enero para asesorar a la Casa Blanca sobre empleo y competitividad, presidido por Jeffrey Immelt, de General Electric.

Y cada dia irá en aumento el caos en la tierra…

EMERGENCIA | Casi dos millones y medios de afectados

Miles de niños colombianos, sin hogar por las inundaciones

Unos niños colombianos juegan en el agua. | PlanUnos niños colombianos juegan en el agua. | Plan

  • La ONG Plan recuerda que hace falta refugio y comida para los afectados
  • Más de 300 personas han perdido la vida desde el inicio de las lluvias

ELMUNDO.es | Madrid

Actualizado jueves 17/02/2011 12:27 horas

Colombia sufre las peores inundaciones de su historia. Las lluvias, que comenzaron en noviembre y aún no han cesado, han dejado ya más de 300 muertos y casi dos millones y medios de colombianos sin hogar. La organización Plan recuerda que miles de niños y sus familias necesitan ahora refugio y comida.

La catástrofe se vio agravada con la rotura del Canal del Dique a finales de año, un canal artificial con 106 kilómetros de largo y 100 de ancho que recoge agua del río Magdalena a su paso por el departamento de Bolívar.

Más de dos millones de colombianos se han quedado sin casa. Miles de niños están viviendo una situación de emergencia que, además, puede recrudecerse porque está previsto que las lluvias continúen”, explica Concha López, directora general de Plan en España.

Se calcula que hasta ahora sólo el 6% de la población afectada ha conseguido encontrar refugio. A lo largo del país aumentan los casos de diarrea, infecciones respiratorias, malaria y dengue. Además, la situación sanitaria se agrava por la destrucción de los sistemas de alcantarillado, la falta de letrinas y la contaminación por cadáveres de animales. La población que regresa a sus hogares tras la bajada de las aguas en ciertas áreas lo hace sin un control sanitario. Además, los daños en la red de carretera está dificultando la respuesta humanitaria.

Las cifras arrojan un balance de 1,3 millones de hectáreas de tierra fértil destruidas. Por otra parte, se han derrumbado los mercados locales y es difícil el acceso de la población a agua potable.

“Algunas partes del país han retrocedido entre 15 y 20 años en el tiempo”, explica Gabriela Bucher, directora general de PLAN en Colombia. “En el país estamos acostumbrados a las inundaciones pero nunca habían durado tanto ni habían tenido este alcance”.

Espacios de seguridad

La situación se prevé inestable en los próximos meses ya que los partes meteorológicos anuncian un invierno –de abril a junio- afectado por precipitaciones poco habituales en esa época.

Plan, presente en Colombia desde 1962, trabaja en el reparto de ayuda de emergencia entre la población, especialmente en el departamento de Bolívar, uno de los más afectados. “Estamos trabajando para conseguir que 16.000 personas, incluyendo niños, tengan, para empezar, suficiente comida ya que muchas familias lo han perdido todo y muchos zonas de cosecha están totalmente anegadas”, comenta Gabriela Bucher.

Además de repartir kits de emergencia que incluyen comida, colchones, utensilios de cocina y mosquiteras, Plan está trabajando en la recuperación psicológica de la población adulta y en especial de la infantil. Así, a diario se llevan a cabo actividades en los centros de refugio entre población donde además se generan “espacios de seguridad para los niños” para que los menores tengan lugares donde estar localizados y donde voluntarios y personal de PLAN trabajan en la destraumatización de los menores a través de técnicas que incluyen el juego.

El Gobierno Colombiano ha dado prioridad a la vuelta a la escuela, sin embargo, el regreso a la normalidad y la apertura de las escuelas se está retrasando en gran parte del país ya que por el momento 400 escuelas están siendo utilizadas como refugios y 1.800 han sido dañadas, lo que afecta a cerca de 425.000 niños y adolescentes.