Noticias de actualidad en relacion con las profecias

Conferencia 12 – El gran engaño from javier3 on Vimeo.

Llegan tropas a Libia

 

DE ESTADOS UNIDOS Y LA OTAN

Llegan tropas cerca a Libia

06 de Marzo del 2011

Estados Unidos y otros países miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) han desplegado unidades militares en la base de Souda en la zona occidental de la isla mediterránea de Creta para poder acceder a Libia en caso de emergencia, informaron medios griegos.

De acuerdo con reportes y testigos de la región, dos grandes buques estadounidenses ya han atracado en la bahía de Suda, entre ellos el portahelicópteros “USS Kearsarge”. A bordo hay unos 1.200 efectivos, de los cuales 800 pertenecen a la infantería de la Marina, aseguró la radio griega.

El barco está capacitado tanto para aterrizajes como para acciones de evacuación.

Además, al cercano aeropuerto de Suda Akrotiri por lo visto llegaron también unidades especiales de distintos países de la OTAN. El Ministerio de Defensa en Atenas no quiso precisar el número exacto de efectivos.

Israel, reloj profético: fin de la semana 70

El conflicto aumenta, el petroleo tambien y la OTAN preparada

El plan de la OTAN es ocupar Libia

El líder de la revolución cubana, Fidel Castro, considera evidente que al gobierno de Estados Unidos no le preocupa en absoluto la paz en Libia, y no vacilará en dar a la OTAN la orden de invadir ese país, tal vez en cuestión de horas o muy breves días.
Por Fidel Castro Ruz
El petróleo se convirtió en la principal riqueza en manos de las grandes transnacionales yankis; a través de esa fuente de energía dispusieron de un instrumento que acrecentó considerablemente su poder político en el mundo. Fue su principal arma cuando decidieron liquidar fácilmente a la Revolución Cubana tan pronto se promulgaron las primeras leyes justas y soberanas en nuestra Patria: privarla de petróleo. Sobre esa fuente de energía se desarrolló la civilización actual. Venezuela fue la nación de este hemisferio que mayor precio pagó. Estados Unidos se hizo dueño de los enormes yacimientos con que la naturaleza dotó a ese hermano país.

Al finalizar la última Guerra Mundial comenzó a extraer de los yacimientos de Irán, así como de los de Arabia Saudita, Iraq y los países árabes situados alrededor de ellos, mayores cantidades de petróleo. Estos pasaron a ser los principales suministradores. El consumo mundial se elevó progresivamente a la fabulosa cifra de aproximadamente 80 millones de barriles diarios, incluidos los que se extraen en el territorio de Estados Unidos, a los que ulteriormente se sumaron el gas, la energía hidráulica y la nuclear. Hasta inicios del siglo XX el carbón había sido la fuente fundamental de energía que hizo posible el desarrollo industrial, antes de que se produjeran miles de millones de automóviles y motores consumidores de combustible líquido.

El derroche del petróleo y el gas está asociado a una de las mayores tragedias, no resuelta en absoluto, que sufre la humanidad: el cambio climático.

Cuando nuestra Revolución surgió, Argelia, Libia y Egipto no eran todavía productores de petróleo, y gran parte de las cuantiosas reservas de Arabia Saudita, Iraq, Irán y los Emiratos Árabes Unidos estaban por descubrirse.

En diciembre de 1951, Libia se convierte en el primer país africano en alcanzar su independencia después de la Segunda Guerra Mundial, en la que su territorio fue escenario de importantes combates entre tropas alemanas y del Reino Unido, que dieron fama a los generales Erwin Rommel y Bernard L. Montgomery.

El 95 % de su territorio es totalmente desértico. La tecnología permitió descubrir importantes yacimientos de petróleo ligero de excelente calidad que hoy alcanzan un millón 800 mil barriles diarios y abundantes depósitos de gas natural. Tal riqueza le permitió alcanzar una perspectiva de vida que alcanza casi los 75 años, y el más alto ingreso per cápita de África. Su riguroso desierto está ubicado sobre un enorme lago de agua fósil, equivalente a más de tres veces la superficie de Cuba, lo cual le ha hecho posible construir una amplia red de conductoras de agua dulce que se extiende por todo el país.

Libia, que tenía un millón de habitantes al alcanzar su independencia, cuenta hoy con algo más de 6 millones.

La Revolución Libia tuvo lugar en el mes de septiembre del año 1969. Su principal dirigente fue Muammar al-Khadafy, militar de origen beduino, quien en su más temprana juventud se inspiró en las ideas del líder egipcio Gamal Abdel Nasser. Sin duda que muchas de sus decisiones están asociadas a los cambios que se produjeron cuando, al igual que en Egipto, una monarquía débil y corrupta fue derrocada en Libia.

Los habitantes de ese país tienen milenarias tradiciones guerreras. Se dice que los antiguos libios formaron parte del ejército de Aníbal cuando estuvo a punto de liquidar a la Antigua Roma con la fuerza que cruzó los Alpes.

Se podrá estar o no de acuerdo con el Khadafy. El mundo ha sido invadido con todo tipo de noticias, empleando especialmente los medios masivos de información. Habrá que esperar el tiempo necesario para conocer con rigor cuánto hay de verdad o mentira, o una mezcla de hechos de todo tipo que, en medio del caos, se produjeron en Libia. Lo que para mí es absolutamente evidente es que al gobierno de Estados Unidos no le preocupa en absoluto la paz en Libia, y no vacilará en dar a la OTAN la orden de invadir ese rico país, tal vez en cuestión de horas o muy breves días.

Los que con pérfidas intenciones inventaron la mentira de que Khadafy se dirigía a Venezuela, igual que lo hicieron en la tarde de ayer domingo 20 de febrero, recibieron hoy una digna respuesta del Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro, cuando expresó textualmente que hacía “votos porque el pueblo libio encuentre, en ejercicio de su soberanía, una solución pacífica a sus dificultades, que preserve la integridad del pueblo y la nación Libia, sin la injerencia del imperialismo…”

Por mi parte, no imagino al dirigente libio abandonando el país, eludiendo las responsabilidades que se le imputan, sean o no falsas en parte o en su totalidad.

Una persona honesta estará siempre contra cualquier injusticia que se cometa con cualquier pueblo del mundo, y la peor de ellas, en este instante, sería guardar silencio ante el crimen que la OTAN se prepara a cometer contra el pueblo libio.

A la jefatura de esa organización belicista le urge hacerlo. ¡Hay que denunciarlo!

La fuente:  Cubadebate.

REVISA ESTA INFORMACION, recta final de la carrera de este mundo

Estudiando Daniel 11:40 a 12:1 Viviendo la profecía en directo.
Esta conferencia se dio en el 2007, y es lo que esta ocurriendo estos días en oriente medio, ya entramos en breve en Daniel 12, estamos en la recta final, pronto mas detalles sobre esta conferencia en este mismo Muro.

Conferencia 07 – El gran engaño from Javier6 on Vimeo.

La situación en oriente medio empeora, te dice algo esto?

EEUU
Eran pocas revueltas y estalló Bahrein
Por Jim Lobe

 

 

 

 

 

 

 

 

WASHINGTON, 18 feb (IPS) – Frente a los disturbios en Yemen y Bahrein de esta semana, el presidente Barack Obama se encuentra en la disyuntiva de defender los intereses de Washington en Medio Oriente o aceptar los cambios que van a ocurrir y rediseñar su estrategia.

En los incidentes del miércoles 16 de noche en Bahrein murieron varios civiles y muchos más quedaron gravemente heridos después de que la policía reprimió una concentración popular en reclamo de reformas políticas.

La secretaria de Estado (canciller) de Estados Unidos, Hillary Rodham Clinton se mostró “muy preocupada” el jueves por lo ocurrido en ese país del Golfo.

El pequeño reino alberga a la Quinta Flota de la Marina estadounidense y es vecino de Arabia Saudita, el gigante petrolero.

Numerosos analistas consideran que la represión puede haber avivado los reclamos de la oposición, una coalición de sunitas liberales y líderes de la minoría chiita, de reformar la monarquía encabezada por el rey Hamad bin Isa al Jalifa.

“Si me hubieras preguntado el lunes, te habría dicho que la oposición se hubiera quedado contenta con la renuncia del primer ministro o con algunas reformas constitucionales y políticas, que hubiera considerado como una señal de seriedad de la familia real”, señaló Toby Jones, especialista en el Golfo de la Universidad de Rutgers.

“Pero reprimieron y ahora no estoy seguro de que esos cambios sean suficientes”, añadió.

La polarización de la situación en Bahrein se da en un momento muy malo para Washington, ya complicado por las revueltas populares en varios países árabes que derivaron en la caída del presidente de Túnez, Zine el Abidine Ben Ali, y de Egipto, Hosni Mubarak, al frente de regímenes autocráticos y aliados de Estados Unidos en el norte de África.

Los disturbios en la región plantean un gran problema para el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quién, según el periódico The New York Times, ordenó a sus asesores en agosto de 2010 realizar un informe secreto sobre la posibilidad de levantamientos populares en Medio Oriente, incluidos Bahrein y Yemen, a fin de promover reformas que eviten estallidos sociales.

Yemen es otro aliado clave de Estados Unidos que recibe decenas de millones de dólares de asistencia militar y a la seguridad para derrotar a la red extremista Al Qaeda en la península Arábiga.

El objetivo de Obama era saber cómo equilibrar los intereses estratégicos de Estados Unidos frente a los reclamos de realizar reformas democráticas.

En el caso de Bahrein, los reclamos son de larga data.

El reino es considerado más liberal y tolerante que sus vecinos del Golfo y presume de tener un parlamento elegido, pese a sus limitados poderes. Pero está gobernando por la familia Jalifa que, en sus 300 años de dinastía, marginó y discriminó a la población chiita.

Los fieles de esa rama del Islam representan 70 por ciento de los 540.000 ciudadanos. Hay más de 600.000 extranjeros en la isla, conectada con Arabia Sabia a través de una carretera elevada.

El malestar comenzó en agosto, dos meses antes de las elecciones parlamentarias, cuando el gobierno comenzó a detener a numerosos activistas chiitas. La situación se agravó con las acusaciones de 23 destacadas figuras políticas y clérigos en septiembre de 2010, acusados de desestabilizar el país mediante violencia y sabotaje.

Clinton, visitó Bahrein tras los comicios y lo elogió como “modelo” en la región. “Veo la mitad llena del vaso”, declaró al ser consultada por las detenciones y las denuncias de tortura.

“Creo que los cambios que ocurren en Bahrein son mucho mayores que los que se ven en muchos otros países”, añadió.

Pero con el malestar popular que sacude al norte de África y a Medio Oriente, la temperatura política volvió a elevarse. Para evitar otro estallido, el rey anunció que cada ciudadano recibiría el equivalente a 2.700 dólares. Pero el gesto parece no alcanzar.

Tras la represión de la manifestación del miércoles de noche, el gobierno prohibió las concentraciones públicas y la mayoría de los legisladores de la oposición renunciaron a sus asientos parlamentarios.

Clinton y el secretario (ministro) de Defensa, Robert Gates, llamó a las autoridades de ese país a contener a las fuerzas de seguridad.

Bahrein es “un amigo y aliado”, señaló, y añadió que “todo el mundo tiene derechos universales, incluido el de reunión pacífica”.

El gobierno de Estados Unidos está otra vez caminando sobre la cuerda floja, al igual como con los disturbios de Egipto.

“Washington está frente a otra difícil situación”, escribió Graham Guller, ex analista de la Agencia Central de Inteligencia para Medio Oriente, en el Internacional Herald Tribune, el día previo a la represión del jueves.

“Si el régimen cae puede perder las bases navales”, indicó Fuller, profesor de la canadiense Universidad Simon Fraser, de Vancouver.

La Casa Blanca puede “apoyar al régimen represivo y defender sus intereses militares, profundizando el malestar popular y, quizá, permitiendo una mayor incidencia de Irán, o quitar restarle apoyo, dejar que los acontecimientos sigan su propio curso y aceptar los muy demorados cambios que se vienen”, indicó.

“Debemos defender con más fuerza los cambios y procesos democráticos y dejar de aferrarse a dictadores, aunque sean proestadounidenses”, dijo Fuller, al ser consultado por IPS vía telefónica.

“En ese sentido se mueve la región y tenemos que reconocerlo en vez de resistirnos”, indicó. Washington debe adoptar una estrategia a la distancia y tener “menos botas en el terreno”, añadió.

“Si te pones a favor del cambio, corres el riesgo de causar un daño considerable a tu apuesta político-militar”, sostuvo Chas Freeman, un connotado diplomático retirado y ex embajador en Arabia Saudita durante la Guerra del Golfo (1990-1991), quien coincidió con Fuller, pero llegó a otra conclusión.

“Si te inclinas hacia tus intereses militares, te desacreditarás moral e ideológicamente”, indicó. “Hay momentos en que el silencio y el respeto a la habilidad de los otros para defenderse es la mejor opción”, añadió.

Muchas más cosas pueden llegar a estar en juego, dado el interés de Arabia Saudita en el resultado de la actual crisis en Bahrein, remarcó Freeman.

“Los sauditas no tolerarán mucho malestar porque los chiitas de Bahrein están emparentados con los de Arabia Saudita, es decir los que están sobre los campos petroleros de la provincia Oriental”, explicó.

Entre 10 y 15 por ciento de la población de Arabia Saudita pertenece a esa rama del Islam, la mayoría de los cuales viven en la provincia Oriental, que produce la mayor parte del petróleo del país